jueves, 6 de noviembre de 2008

LOS "PAJPAKUS" DE LA CEJA (El Alto)

Por: Raul Catari Yujra* "Mire joven, cholita, acerquese le voy a mostrar algo que le va a interesar...", es uno de los niveles de discurso conversacional que aplican los "pajpakus"en los dias de aglomeración de la Ceja de El Alto. Sus mensajes sutiles y persuasivas de estos "señores" se asemejan a algunos progamas deportivos que comercializan productos desde la pantalla chica, o a cualquier vendedor ambulante en las ferias a campo abierto y cerrado. El ser "pajpaku" es una cualidad innata de pocos entre muchos. Pocos tienen la misma astucia, estrategia o táctica para convencer y conquistar con el poder de la palabra como lo hacia Simon Bolivar o Hitler u otros personajes "immortales" del pasado. Aparte de ser un oficio es una estrategia de sobrevivencia personal. Sus discursos también causan gracia en los asistentes que les rodea. Calor o frio, oscuridad o claridad, estos personajes que conocen casi toda Bolivia, como pocos, siempre están con el rostro sonriente. La estructura discursiva de los “pajpakus”, parte de una breve introducción improvisada a fin de captar la atención de los transeúntes, para este objetivo todo objeto o materia (huevos, tomates y hasta monedas) es muy ineludible, e incluso tienen que lanzar fuego por la boca, bailar o hacer algún espectáculo irónico. Después de “imnotizar” o reunir gente a su alrededor, se adentran en la presentación o teorización sobre alguna temática o producto, y finalmente incitan a la gente a que compren dicha mercadería prefijada. Estos tres elementos, aunque genéricos, se constituyen en pilares al interior de sus discursividades conversacionales.