lunes, 29 de marzo de 2010

¿CÓMO SATISFACER LAS NECESIDADES BÁSICAS DE APRENDIZAJE?

Por: Lucy Delina Zanga Alcón Según datos recientes se dice que más de 100 millones de niños y de niñas, de los cuales 60 por lo menos son niñas, no tienen acceso a la enseñanza primaria. Más de 960 millones de adultos – dos tercios de ellos mujeres son analfabetos. Más de 100 millones de niños innumerables adultos no consiguen completar el siglo de educación básica. En este artículo se presenta algunas ideas básicas para las necesidades de aprendizaje. El propósito de este trabajo es ofrecer fuentes de referencia a cada persona: niño, joven o adulto, para que estén en condiciones de aprovechar oportunidades de aprendizaje como la lectura, lectura, oral, cálculo, solución de problema como los contenidos básicos del aprendizaje los conocimientos teóricos y prácticos, valores y actitudes. Es necesario, para que los seres humanos mejoren la calidad de su vida y tomen decisiones fundamentales y continúen aprendiendo. La satisfacción de estas necesidades confiere en una parte a los miembros de una sociedad, y a la vez la responsabilidad de respetar y enriquecer su herencia cultural, lingüística y espiritual común, de promover la educación de los demás.Esto se llevará con el sistema social, político y religioso que digiere de los propios, velando por el respeto de los valores humanistas y de los derechos humanos comúnmente aceptados. Así como trabajar por la paz y la solidaridad internacional en un mundo dependiente. Otro objetivo esencial del desarrollo de la educación es la transmisión y el enriquecimiento de los valores culturales y morales comunes. En los valores, el individuo y la sociedad su identidad y su dignidad. La educación básica es más que un fin en sí misma. Es la base para un aprendizaje y un desarrollo humano permanente sobre el cual los países puedan construir sistemáticamente niveles y nuevos tipos de educación y capacitación. Para satisfacer las necesidades básicas de aprendizaje exige algo más que una renovación del compromiso con la educación básica en su estado actual. Lo que se requiere es una “visión ampliada” que vaya más allá de los recursos actuales, las estructuras institucionales, los utiliza, tomando como base lo mejor de las prácticas en el uso. Hoy en día, existen nuevas posibilidades que son frutos de la convergencia entre el incremento de la información y la capacidad sin precedente de comunicación. Esas posibilidades debemos aprovechar con el espíritu creador y con la determinación firme de aprovechar su eficacia. Esa visión amplia de las necesidades básicas de aprendizaje comenzaría con la universalización del acceso a la educación y fomentar la equidad (1). La educación básica debe proporcionarse a todos los niños, jóvenes a adultos anteriormente mencionados. Con el fin de aumentar los servicios educativos de calidad y tomar medidas coherentes para reducir las desigualdades. La educación básica debe ofrecer a todos que tengan la misma oportunidad de alcanzar y mantener un nivel aceptable de aprendizaje. Para llevar a cabo la oportunidad de la solidaridad internacional y una relaciones económicas justas y equitativas para corregir las actuales disparidades económicas. La prioridad que más se utiliza es de garantizar el acceso y mejorar la cantidad de la educación para niños y mujeres y suprimir cuantos obstáculos existen para alcanzar una participación activa. Deben eliminarse de la educación todos los estereotipos en torno a los sexos. Hay que empeñarse activamente a modificar las desigualdades en materia y aprendizaje de educación y suprimir las discriminaciones en las posibilidades de aprendizaje de los grupos desasistidos: los pobres como los niños de la calle y los niños que trabajan, las poblaciones de la zonas remotas y rurales, los pueblos indígenas las minorías étnicas raciales y lingüísticas, los pueblos sometidos a régimen de ocupación. Existen otras necesidades básicas de aprendizaje como ser de las personas impedidas que necesitan una precisión, especial atención. Es necesario, tomar medidas para garantizar a esas personas, en sus diversas categorías, la igualdad de acceso a la educación como parte integral del sistema educativo. Estos elementos que se dio a conocer se integren y complementen, de modo que se refuercen mutuamente y respondan a pautas comparables de adquisición de conocimientos, y contribuir a crear y a desarrollar las posibilidades de aprendizaje permanente. Notas (1) ARRÍEN, Juan B. Asegurar la igualdad de oportunidad y de acceso a la educación. Pág. 88