lunes, 29 de marzo de 2010

EL SOMETIMIENTO OCCIDENTAL SOBRE LA EDUCACIÓN BOLIVIANA

Por: Roberto Zárate Quenta* La educación boliviana siempre fue sometido por ideas del occidente y es por eso que “es un país sin escritores, no artistas” (1), por lo que el pedagogo, el periodista han sido hecho por Europa. “La cultura europea a formado a su imagen y semejanza a los maestros”, (2) mediante libros, métodos pedagógicos y didácticos. Así mismo, los encargados de la elaboración de la malla curricular solo realizan copia de los modelos pedagógicos europeos, es decir, que nuestra práctica educativa es importada, como señalaba Illich; “La educación es hoy un producto enlatado”. (3) pero en nuestra historia y la actualidad “la escuela Latinoamericana se caracteriza por la importación a lo largo de siglos, de modelos y métodos pedagógicos. La pedagogía Latinoamericana es una pedagogía en latada. Modelos escolares empaquetados y dispuestos para la exportación, fueron enviados hacia América Latina desde Europa, y posteriormente desde los estados Unidos como productos terminados, listo para su uso inmediato. (4) No solo nuestro país copia estos modelos, si no también todo Latinoamérica. Todos estos modelos pedagógicos los realizaba los encargados del ministerio de Educación, que tenían el objetivo de que los aymaras fueran domesticados ya que le consideraban un salvaje y que mediante esta educación se les formara mas sumisos, silenciosos, súbitos y pasivos. Sin embargo, los revolucionarios de la educación como Fausto Reinaga, Ivan Illich, Paulo Freire y otros, denominaban a la escuela de “como una plaga cancerosa”,(5) que es una enfermedad que destruye todo. Y lo que destruía nuestra cultura era la castellanización aniquilando nuestro idioma materno que era el aymara. Estos revolucionarios proponen cerrar las escuelas, cerrar las universidades, ya que ahí es donde se forma el clasismo y la discriminación. En nuestro país existen dos escuelas: la fiscal y la privada; la escuela fiscal es la del estado y la privada la escuela del gringo, por lo tanto, “la enseñanza privada en este país, es lo mas indigno y canalla que se puede concebir. El colegio Alemán, Ingles, Francés…” (6) no se adecuan a la realidad de nuestra sociedad, porque ellos transmiten otra cultura, despersonaliza al niño boliviano. “Arturo Von Vocano, joven escritor nacional autor de “Sombra de Exilio”, nos da la razón cuando amargamente confiesa: el colegio Alemán me había hecho un extranjero dentro de mi propio país”. (7) Además, esta forma de educación en estas escuelas, realizan distintos anillos de jerarquía social, o sea, una educación para indios y otras para blancos. Por lo tanto, los maestros también son culpables de esta mala educación porque “el maestro no lee, no estudia, no tiene libros de consulta. Ni revistas pedagógicas. Desconoce el alma del niño boliviano”, ya que “el maestro no educa; busca oro; por eso todo el año hace huelga pidiendo aumento de sueldo. El maestro quiere casa, auto y chequera en dólares”. Además, algunos no tienen vocación de enseñar, pero sí de cobrar su sueldo puntualmente. Los contenidos que se les enseña “va logrando que un indígena niegue su origen y aspire a ser igual que la clase dominante”, (10) porque mediante los textos como la edición Santillana solo hacen ver las cosas desde un punto de vista de los objetos que existen en las ciudades y no así del contexto rural. Por lo tanto educar al indio es educar para la vida del campo, ya que las ciudades eran consideradas como “cimas de la especie humana”. De ahí que los “hijos de los presidentes de Bolivia, Ministros de Estado y Técnicos que gana en dólares, no van a las escuelas de Bolivia. Ellos se educan en Inglaterra, Alemania, Francia, España, Estados Unidos y Rusia. Y se educan para gobernar a la república”. (11) Un claro ejemplo son: Adolfo Ballivian, Narciso Campero, Franz Tamayo, Enrique Hertzog, Mamerto Urriologoitia, todos se educaron en Europa. Los europeos nos consideran neófitos e ignorantes, como si nosotros no pudiéramos elaborar nuestros propios textos, métodos pedagógicos y didácticos y nos envían libros mediante las ONG´s, camuflado con la alfabetización o ayuda para la pobreza. Nuestros revolucionarios proponen soluciones y es que los niños desde pequeños aprenden a respetar a los mayores y a las mujeres y “también las chicas tiene que adquirir conocimientos y aprender un oficio, para que en la necesidad no tengan que dedicarse a la prostitución ni hagan del matrimonio un negocio especulativo que segure su sustento”. (12) Además, debemos de crear nuestra propia pedagogía, en la cual se enseñe al niño a cuidar el medio ambiente, crear y construir su casa, valorar su cultura, querer su idioma materno. Una de las teorías de la educación más sobresalientes y rescatables es la educación Cubana en la que “se entiende el concepto de trabajo claramente como trabajo productivo”. Esta teoría cubana se asemeja a la escuela-ayllu de Warisata. Cuba tenia bien definida su política e ideología que era: “en el futuro cada fabrica se convierta en una escuela y cada escuela en una fábrica y cada pequeña escuela, en el campo en un centro de producción”. Además una ley a favor de la educación: “La educación tiene como objetivo el desarrollo completo y global de la personalidad humana, es decir, el desarrollo de las capacidades potenciales o predisposiciones del hombre a través de la globalidad de su ser humano” (Ley Nº 680 del 23/12/1959). En suma nos tratan de someter, mentalizándonos desde niños que el occidente siempre será una potencia mundial y superior a nosotros. Notas: (1) Illich Ivan. Bolivia y la revolución cultural. Conferencia pronunciada ante el congreso Pedagógico Nacional en La Paz. 1970. Pág. 27. (2) Patzi P. Felix. Etnofagia estatal. La Paz – Bolivia. 2000. Pág. 28-46. (3) Reinaga Fausto. Tesis india. La Paz – Bolivia. 1971. Pág. 32-61. Reinaga Fausto. La revolución india. La paz – Bolivia. 1970. Pág. 190-197. (4) Schroeder Joachim. Modelos pedagógicos latino americanos. La Paz–Bolivia. 2000. Pág. 28-46.