lunes, 29 de marzo de 2010

A MEJOR ALIMENTACIÓN, MEJOR ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE

Por: Nancy Natalia Valeros* Bolivia actualmente requiere una mejor educación en cuanto al consumo de alimentos. Vale decir la revalorización de los hábitos alimenticios a partir de nuestra cultura ancestral. Hoy en día, desconocemos las bondades que nos brindan las plantas que podemos encontrar en un estado natural. Esta carencia de conocimiento hace que consumamos productos alterados, lo que más se conoce como productos transgénicos, que más allá de brindarnos buena salud, a través de la transgenización de productos alimenticios, sólo se benefician económicamente grandes empresas, sin importarles las consecuencias del consumo de los mismos. En todo el territorio boliviano, existen plantas que permiten aliviar, prevenir y en muchos casos curar, gran parte de las enfermedades que aquejan a la población educativa, incluyendo tratamientos para distintos de enfermedades. Notaremos algunas de las bondades de las plantas, para la curación de enfermedades, siguiendo lo investigado por Gerardo Maco Bentrán y Carlos Bendezú Guamán, ambos médicos naturistas: En el caso de GASTRITIS, notemos las siguientes características. Síntomas.- Produce ardor estomacal, vinagreras, falta de apetito, lengua sarrosa, boca amarga, mal aliento, sequedad en los labios y en la boca, bostezos, y eructos y frecuentes vómitos. Por lo general, el paciente se encuentra casado y debilitado con abatimiento físico y frecuentes dolores de cabeza. Causas.- No masticar bien lo alimentos, exageración en el consumo de condimentos, grasas, bebidas muy frías o calientes. Abuso del tabaco, alcohol, drogas, café, té etc. Tratamiento.- Consiste en dar descanso absoluto al estomago durante uno o dos días, trascurrido este periodo se puede tomar infusiones de manzanilla, te de menta, agua de linaza, cola de caballo o agua con limón, tomándolas tibias o despacio. No combatir los vómitos, sino facilitar para expulsar los alimentos, mal digeridos o las sustancias tóxicas. Consumir alimentos naturales, jugos de frutas, calcio de vegetales, leche vegetal , verduras tiernas, puré de papas y verduras, masticando bién los alimentos. Además podemos ver la importancia de algunos frutos como los HIGOS, notemos las siguientes características: Son el fruto de un árbol tan conocido y popular como es la higuera. Composición.- por su riqueza en azucares naturales puede sustituir con creces al azúcar, también posee minerales como (hierro, fósforo, manganeso, calcio, bromo, vitaminas A, B y C). Pectinas, grasas y albumina. Indicaciones.- en los catarros fuertes, con fiebre y tos bronquitis, laringitis, asma. Digestivo, laxante en hemorroides y trastornos gástricos. Muy nutritivo, conviene tomarlo, seco o fresco en el invierno, en estados de convalecencia o personas sometidas a gran desgaste, como son las mujeres embarazadas, deportistas, niños en edad de crecimiento. Diurético.- A nivel externo es emoliente y cura heridas como son las quemaduras. Como tomarlas.- Frescos o secos. Se hierven 100 gramos de higos en un litro de agua durante un buen rato hasta que se ablanden bien a fuego lento, el caldo resultante se va tomando a lo largo de todo el día. Otra de las bondades en los frutos son los LIMONES. El limón es uno de los alimentos más medicinales que existen, posee las propiedades terapéuticas, no por algo se le dice el Campeón de los Remedios, debido a que contiene alta cantidad de vitamina C, su relación alta en sodio y baja en potasio es favorable para nuestro organismo, además contiene ácido cítrico y málico, tiene acción antioxidante celular, interviene en la síntesis de proteínas del tejido conjuntivo, favorece la absorción intestinal, aumenta las defensas, forma parte de las hormonas , transforma el colesterol en bilis y elimina las toxinas. Lo que puede curar.- cálculos en los riñones, cálculos biliares, hemorroides, diabetes, fiebre amarilla, amigdalitis aguda, catarros bronquiales, congestiones pulmonares y uterinas, gripe, cataros, cáncer, asma leucorrea. En todas las enfermedades mencionadas se usa el sumo o jugo de limón con miel de abejas. En los ejemplos dados se puede rescatar la riqueza medicinal de algunas plantas y frutos, que ahora son industrializados a gran escala, perdiendo la esencia natural que llevan. De este modo debemos cambiar los hábitos alimenticios a partir de una educación para la buena salud, consumiendo productos en su estado natural ya que ello nos beneficiará en el crecimiento y desarrollo de todas las personas. Además, realizar investigaciones de muchas plantas existentes en el territorio boliviano, que son conocidas por nuestros mayores (abuelas, abuelos), junto con un tratamiento adecuado que utilizaban nuestros ancestros para la mantener una vida en equilibrio con la naturaleza.