miércoles, 29 de septiembre de 2010

LOS CLUBES DEL FÚTBOL BOLIVIANO Y OTRAS COSAS

Por: Raul Catari Yujra

El uruguayo Eduardo Galeano, decía que el fútbol es el opio de los pueblos. Abriendo los ojos a nuestra realidad del fútbol profesional boliviano, ¿Cuánto será que nos distraen con este deporte? ¿Quiénes controlan el poder del futbol, que hoy lo han convertido en simple mercancia con valor de uso y cambio?. Se descalifica que el futbol, "castra a las masas y desvía su energía revolucionaria" ¿Será así?. ¿El pan y circo de la antigua Roma aún se lo aplica hoy en nuestra realidad? Creemos que sí, pues con este deporte, se hacen creer ciertas realidades sesgadas. El fútbol muchas veces se lo esgrime como cortina de humo para distreer y marear de asuntos de importancia.

Lamentablemente, el fútbol boliviano es de las élites y para las élites, aunque si cabe reconocer que una gran parte del pueblo postergado vemos como valvula de escape a los diversos problemas. Empero, siempre el fútbol boliviano desde su nacimiento fue una práctica cultural de diversión y lucro de la clase dominante.

Los clubes como: Bolivar, The Strongest, San josé, Blooming, Oriente Petrolero, Destroyers, Universitario, Real Mamore, Universitario, Real Potosi, Guabirá, entre otros, tienen bastantes seguidores en todo el país, y ello, demuestra que el fútbol es una "pasión de multitudes" y el antidoto perfecto para espantar a los problemas.

La "pelota no se mancha", enfatizaba Maradona el genio, pero muchos lo han pisoteado a su antojo. Es una verdad de perogrullo que el fútbol es para mente sana y cuerpo sano, lo que amerita hacer es impulsar que este deporte sea un bien común y el sano entretenimiento para el pueblo y desde el pueblo. Una pregunta que nos hariamos es ¿Cuántos jugadores del pueblo indigena forman parte de los grandes clubes a los que apoyamos a raja tabla?. El fútbol fue y debe seguir siendo una práctica social. El fútbol en síntesis, es un deporte antiguo que une, divide,crea y mata idolos. Un ejemplo de unidad, júbilo y pasión es el de la clasificacion (1994) de la selección boliviana a una cita mundialista.

LO QUE SE VE SE ANOTA

Desde su invención, el fútbol fue y sigue siendo una pasión de pueblos, pero también una engranaje para callar, adormecer y marear los intereses históricos de los sectores sociales más desposeidos. Vale decir, que en distintas azonadas populares, este deporte tradicional fue un intrumento de quienes controlan el poder político y económico. No se trata rechazar esta práctica social, sino de dilucidar la manera cómo se lo maniobra a favor de ciertos intereses. El fútbol, podriamos decirlo, es un bien social para disfrutar momentos de tensión física e intelectual, pero la forma cómo lo mercantilizaron a ultranza es lo que se no comparte. Es como en el juego del cacho; lo que se ve se anota. Es lo que se hace en este sitio. Empero, más allá de que el modo de producción predominante lo haya convertido a los jugadores en obreros asalariados o quizá en mercancias con valor de uso y cambio, estos, son los pilares y centinelas de este maravilloso deporte. Con ellos, el aficionado, por lo menos puede calmar sus dolores y vibrar de emoción con sus fantásticas jugadas. Los jugadores son obreros que fabrican olimpos imaginarios. Son gladiadores que ingresan a los campos verdes para matar o morir.Aunque en 90 minutos de duelo pueden constituirse en heroes o villanos, son los que deleitan, entretienen y vinculan más a los pueblos. En palabras del relator de América, podríamos llamarlos "barrilletes cósmicos" que sintetizan todos los estratagemas del arte de la guerra para arrancar del público lágrimas de emocion, gritos y haciendo flamear banderas y camisetas porque el fútbol sigue y debe seguir siendo una epopeya colectiva. A propósito de goles son amores, escuchemos, recordemos y veamos el gol de Diego Armando Maradona ante los ingleses, con la voz de Victor Hugo Morales. Para mí, el mejor relator y un ejemplo a seguir.
El video se extrajo de youtube.



Continuará...

Continuará...