sábado, 30 de octubre de 2010

PALOS BLANCOS: UN PARAISO MÁS EN BOLIVIA



Por: Raul Catari Yujra


 Una manada de monos colgaban en los cables, mientras pisamos tierra de Palos Blancos en un atardecer sofocante del viernes 19 de octubre de 2010. Sentimos un clima muy caluroso que parecía horno verde. Viajamos desde La Paz a este sitio por más de 9 horas, por medio de toboganes, arboles y frutas… El camino parecía infinito, así que aproveché en contemplar la belleza de estos jardines de Bolivia. Palos Blancos es un paraíso situado en el corazón de sud yungas de Alto Beni. Lo impactante de este lugar son sus tigresillos, monos, arboles, ríos, praderas, quebradas y el sonido dulce de los pajarrillos que le dan color, sabor y olor. Su gente es muy sociable, alegre y amante de su tierra. 
Es una población que va creciendo de a poco, y donde el negocio para los mercaderes da excelentes resultados. La pobreza, no es tan visible como en otros lugares del oriente. Todos poseen sus motocicletas, bien para uso público o personal. En la feria que se efectúa los sábados, por el calor, uno puede tomar desde una limonada hasta una gaseosa al hielo, por más de siete veces al día. Y admirar de cerca la delicia de cocos, mangos, mandarinas y cerezas que parecen caer de los arboles.

El chofer del trufi que nos trajo de regreso, nos preguntó  “¿En cuántas horas quieren llegar, en 4 o 5? y le respondimos dudando “en 5 va estar bien”, así fue. Corrió como nunca. Los viajeros parecen ahora dormir tranquilos, pues el “camino de la muerte” no es más verdugo de nadie, pues la ruta es otro, más ancho y entretenido.  Palos Blancos es otro paraiso más en Bolivia.
Hasta la próxima…

Email: raulcatary@gmail.com