viernes, 25 de febrero de 2011

LA ALIMENTACIÓN DE LOS NIÑOS EN EDAD ESCOLAR

Autor: Clemente Mamani Pérez

Ciencias de la Educación/UTA

La alimentación de los niños en edad escolar es muy deficiente debido a la ignorancia de los padres de familia, en conocimientos simples y prácticos sobre el valor nutricional de cada uno de los alimentos, lo cual influye en gran manera en el desarrollo físico e intelectual de los hijos.

La alimentación es un don de la sabiduría, decían nuestros abuelos. Por ello es importante conocer el desarrollo físico e intelectual de nuestros niños, que requieren nutrirse adecuadamente y demostrar las capacidades físicas e intelectuales, sin ella, podrían tener dificultades de aprendizaje en la escuela.
En la actualidad, la mayoría de la población infantil en edad escolar requiere de una alimentación adecuada y placentera de acuerdo a los parámetros de desarrollo físico, relacionados a su edad y peso, la misma permite responder en el aprendizaje físico, intelectual.

Existe deficiencias alimenticias que no están acorde a los requerimientos básicos alimentarios, permitiendo a una serie de malos hábitos alimenticios, como el aumento en el consumo de comidas chatarra y procesada, mientras que la comida casera y los alimentos de origen natural parecen estar siendo erradicados de nuestros hogares, como son papaliza, quinua, cañahua, pito de cebada, izaño, habas secas y otras frutas secas, etc. sobre todo en las ciudades, mientras en el campo predomina más el consumo de carbohidratos (consistentes en papa, chuño, fideo, etc.) y muy poco el consumo de proteínas, minerales y vitaminas, que son la verduras, carnes secas (charque), frutas de la temporada.

Es necesario conocer la alimentación de los niños y niñas en los hogares como también en sus Unidades Escolares, para luego ver el grado de aprendizaje de acuerdo a sus notas de aprovechamiento, como también desmenuzar el tipo de alimentos que consumen, de acuerdo a un análisis peso y cantidad de proteínas, carbohidratos y grasas, como también conocer el desarrollo físico de acuerdo a la edad que tienen los niños y niñas conforme al parámetro de medición de desarrollo físico nutricional.

En las comunidades aledañas a la ciudad de La Paz, en especial en la ciudad de El Alto presentan las más bajas en cuanto al ingreso anual PIB. que en otras lugares del país, lo cual da lugar a una alimentación muy deficiente en cuanto al bajo consumo de proteínas, minerales, carbohidratos y vitaminas repercutiendo el bajo nivel de crecimiento físico intelectual de los niños en edad escolares necesario que los papas conozcan el tipo de alimento que consumen sus hijos, así mismo preguntar si ¿los papás tienen conocimiento sobre la alimentación de los niños en edad escolar?, ¿conocen la problemática de la alimentación de sus propios hijos; que el ministerio de Salud tenga una política de alimentación para los ciudadanos del mañana, que en las escuelas aparte del desayuno escolar,  se implante almuerzos escolares, conjuntamente con charlas educativas sobre la nutrición básica a los padres de familia.

Según el Censo del año 2001 realizado por el INE, existe mucha deficiencia en cuanto al consumo de alimentos nutritivos ricos en proteínas, vitaminas, sales, minerales e hidratos de carbono, reflejando que muchas de estas familias carecen de buen ingreso económico, por lo que los papás no pueden adquirir alimentos para sus hijos, mucho menos consumir alimentos adecuados para la edad de sus hijos. Muchos niños después de horas de clases están ayudando en pequeñas actividades de venta a sus mamás otros en sector de autotransportes como boceadores permitiendo que los chicos no reciban una alimentación acorde a su edad. Además, el estudio arrojó que más del 50% de los niños y niñas, trabajan los 7 días de la semana y sólo un poco menos del 25% lo hacen durante 6 días.

A ello hay que agregar que, en el campo, los niños y niñas trabajan, prácticamente, todos los días del año, sin poder reponerse de la constante fatiga, con las naturales consecuencias que ello tiene en su desarrollo físico y psíquico, tanto en el área rural como urbana, las jornadas que cumplen los niños trabajadores, son incompatibles con las jornadas escolares y, en general, con las actividades que requieren los niños para su desarrollo integral.

Por eso, se manifiesta que muchos de estos niños y niñas casi poco o nada comen en su casa, más en el campo al lado de sus animales o chacra, comiendo papa, chuño y algo de queso o carne, en las ciudades permanecen en la calle ingiriendo raciones de comida con dudosa preparación e higiene. En otros casos, sólo reciben pan, dulces, refrescos o gaseosas, reflejando la pésima alimentación de los niños en edad escolar.

Si los papás pretenden tener hijos con buen desarrollo físico intelectual, ¿qué se debería hacer, teniendo en cuenta que muchos padres de familia se dedican a las fiestas y otras actividades que no sea la alimentación de sus hijos?, ¿entonces que pasará mañana? Así que pensemos y trabajemos conscientemente, para que nuestros hijos coman bien. Fomentaremos la comida de nuestros abuelos, la quinua, la kispiña (pan de quinua), pito de cañahua, pito de cebada, papa con cáscara más phasa (mineral natural de la tierra que es medicinal), los tostados, la miel, la sal gruesa, jugos de frutas, verduras y saber combinar los alimentos de acuerdo a la época y todo natural.