sábado, 5 de marzo de 2011

EL ALTO Y SUS 26 AÑOS DE LUCHAS SOCIALES

(03/03/11. Jornadanet.com. La ciudad de El Alto anticipó sus festejos cívicos, en medio de la reiteración de promesas de desarrollo, proyectos frustrados, algunas aspiraciones cumplidas, y un inquebrantable anhelo de salir adelante. El Municipio alteño anunció que este mes se entregarán 30 obras y se comenzaran otras tantas. El Presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales, anunció la transferencia de 492 millones de bolivianos en favor de la ciudad de El Alto como cuota parte del Impuesto Directo de los Hidrocarburos (IDH).

Asimismo, el gobernante boliviano comprometió cinco millones de dólares para cubrir las necesidades de agua potable y alcantarillado sanitario, además de un crédito de la Corporación Andina de Fomento de 12 millones de dólares y otro financiamiento de 15 millones de dólares proveniente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El Gobierno otorgará, además, 48 millones de bolivianos para la construcción del Palacio de Justicia. El Alto será también sede del Organismo Electoral que tendrá un edificio propio. De esta manera comenzaron los festejos de El Alto en forma anticipada, porque su aniversario se recuerda recién el 6 de marzo. Efectivamente, el 29 de enero de 1988 se la reconoció como ciudad, emitiéndose la Ordenanza 004/88 que fijó al 6 de marzo "Día Cívico", conmemorando la creación de la IV sección de la Provincia Murillo con su capital, la ciudad de El Alto.
Así, la ciudad más joven de Bolivia, y al mismo tiempo la que acusa el mayor crecimiento poblacional, con unos 900 mil habitantes, cumplirá 26 años de su autonomía en relación a La Paz. Hay algunas razones para que los alteños se sientan orgullos, porque sin duda han marcado una línea de defensa de los derechos sociales. Han sido los impulsores de la recuperación de los hidrocarburos y promotores de que se evite el "gasolinazo" de diciembre del pasado año, dos ejemplos que demuestran su poder de movilización. 
La Federación de Juntas de Vecinos (FEJUVE) y la Central Obrera Regional (COR) son portadoras de un gran poder de movilización e influencia en la Municipalidad y otros organismos estatales. Esta relación, que permite coordinar una amplia agenda de necesidades y demandas, también se ha convertido en una arista de división, corrupción y privilegios para los dirigentes de los movimientos sociales, que se enfrentan entre sí, en torno al tráfico de influencias. Pero hay muchos otros problemas que no han podido ser solucionados y algunos que han llegado con su crecimiento, como la inseguridad ciudadana. El Alto es una de las ciudades más violentas, donde el índice diario de delitos creció un 40 por ciento. La pobreza afecta al 66,9% de la población y en sus calles se mueve el más grande comercio informal del país. Aunque como ciudad ha crecido, la mancha urbana se ha agigantado, el asfalto ha ganado sus calles y avenidas y el comercio y la industria mueven miles de millones, los beneficios efectivos todavía no han llegado a todos los vecinos que carecen de servicios básicos. Algunos indicadores económico-sociales reflejan la dramática situación de esa ciudad. El desempleo es el más alto del país. 
La población económicamente activa alcanza a cerca de 300 mil personas y solamente el 51% de esa cifra tiene un ingreso fijo y acceso a seguridad social. El 40% de la población de El Alto tiene un ingreso diario familiar de un dólar, lo que coloca a ese segmento de la población en la extrema pobreza. Contradictoriamente, también es un distrito industrial que tiene posibilidad de un desarrollo proporcional a su crecimiento poblacional, con atractivos estímulos para las inversiones, sino porque la manufactura, especialmente de ropa de marca, ha encontrado en El Alto un sistema único en el mundo de producción autogestionaria en pirámide, en el que unos mayoristas contratan a otros minoristas, y estos a otros operarios que trabajan en familia, y juntos producen productos en cadena, con gran calidad de acabado que luego nutren los mercados especialmente de Chile y Argentina, como si se tratara de producción de esos países. Se trata de una especie de maquila pero de riesgo compartido, que mueve millones sin registro ni siquiera estadístico.

Y como corolario a esa nota extraida de Jornadanet.com, ahora pasemos a ver el siguiente video en homenaje a esta ciudad gloriosa en sus 26 años.